Jordi Viladoms: "La gente que nos sigue etapa tras etapa hace que el Dakar sea mágico"

| Sin comentarios |
jordiviladoms.jpg"Durante el Dakar tenemos poco tiempo para pensar en algo que no sea estar concentrados en la carrera, en la etapa que tocará al día siguiente, en prestar especial atención al roadbook, en comer y descansar bien y en recuperar todas las fuerzas que se puedan, pero siempre acaban  sucediendo cosas que te sacan de esa rutina.

Cuando me preguntan qué cosas recuerdo del pasado Dakar, siempre me viene a la cabeza una anécdota que viví junto a Gerard Farrés, con el que el año pasado compartía equipo. Los pilotos nos levantamos muy pronto y desayunamos a las 4 de la mañana para enseguida coger la moto y empezar los primeros kilómetros de enlace, esos que no están cronometrados pero que nos llevan hasta la salida de la especial de cada día. Recuerdo que después de la etapa maratón, etapa en la cual los pilotos no tenemos asistencia por parte de los mecánicos, nos levantamos como siempre muy pronto y cuando ya llevábamos unas horas de enlace pasé muy cerca de un chiringuito en la playa...empecé a contar todas las horas que aún nos quedaban y me di cuenta de que iban a ser muy duras si no metíamos nada en nuestro estómago, adelanté a mi compañero Gerard y le dije que había visto un sitio donde comer algo, dimos media vuelta y en unos minutos estábamos delante de un plato combinado con huevos fritos, un bistec con patatas, ensalada...!una bomba! Aunque nos ayudó a coger fuerzas para disputar la etapa, la comida se nos fue repitiendo por el camino y casi llegamos tarde a la salida de la especial, aún así fue una de mis mejores etapas durante el Dakar, ¡en resultado y en comida!

Otra de las cosas buenas del Dakar es la gente que te sigue año tras año, y recuerdo con especial cariño que la primera vez que estuve en América del Sur, cuando ya había acabado el Dakar, coincidí por casualidad en una gasolinera con un seguidor que me había estado buscando para conocerme y poder saludarme, ahora sigue el Dakar de vivac a vivac como aficionado y cada año me regala alguna cosa, son estas las cosas que hacen que el Dakar sea mágico.

Este año corro con el equipo chileno Tamarugal XC, los "Chaquetas amarillas", y espero que a los aficionados chilenos también les haga ilusión seguirme y acompañarme durante este Dakar. Los seguidores de los tres países por donde transcurre la carrera siempre nos han apoyado mucho y su hospitalidad es increíble, siempre consiguen que me sienta como en casa".

Imagen de Jordi Valldaura Mateu

Escribir un comentario