No olvides conducir de manera que puedas ahorrar gasolina

| Sin comentarios |
gasolina.jpg
Es el momento de volver a casa tras las vacaciones, o de emprender viaje si inicias ahora tu periodo de descanso. Sigue estos consejos para conseguir ahorrar combustible. Nuestra obsesión es tu ahorro. 


Circular con las ventanillas bajadas a gran velocidad. No creas que los expertos se acaben de poner de acuerdo en este punto, pero lo que sí está probado es que si circulas a gran velocidad con las ventanillas bajadas -pongamos el ejemplo de una autopista a 120 km/hora- habrá una mayor resistencia al aire y, por tanto, más esfuerzo tendrá que hacer el motor. Resultado: consumirás más combustible. Nuestro consejo es que subas las ventanillas cuando la velocidad sea alta o las bajes solo si no tienes aire acondicionado y hace demasiado calor en el coche ya que podría producirte somnolencia. 

Abusar del aire acondicionado.Llega el calor, te montas en el coche y lo primero que haces es poner el aire acondicionado. Pues, hombre...ni tanto ni tan calvo. Para circular por ciudad, quizás puedas ir con las ventanillas bajadas y ahorrarte unos euritos de combustible. Sí hablamos de circular en autopistas, ponlo. Eso sí, un coche es un coche, no una nevera andante.

No conducir de manera suave ni mantener una velocidad constante. Frenazos, acelerones, conducir de manera agresiva o apurar el cambio de marcha hace que consumas mucho más combustible. Adáptate a las condiciones de la vía por la que circulas y anticípate a los cambios. No esperes al último momento para frenar, no aceleres de repente...en fin, conduce con suavidad y cabeza. 

Neumáticos con baja presión o desgastados. No solo no estás ahorrando, sino que estás poniendo en riesgo tu seguridad si apuras la vida de tus neumáticos o no los llevas con la presión correspondiente. Tendrán peor agarre y lo acabarás notando en tus frenadas, por ejemplo. Lo mismo cabe decir de los neumáticos con baja presión. Consumirás más y tendrás que cambiarlo antes porque se desgastará de una manera no natural. Los fabricantes recomiendan revisar la presión de los neumáticos cada quince días y no solo cuando hacemos un viaje largo. 

Llevar equipaje de más. Parece lógico pensar que a más peso más nos costará movernos y, por tanto, más esfuerzo para hacerlo. Aún llevándolo perfectamente colocado en el maletero, si llevas mucho equipaje, tu consumo va a aumentar. Si además, optas por llevar también maletas en una vaca, peor. Lo ideal es que te plantees tu viaje en coche como si se tratase de un billete de avión donde normalmente nos ceñimos a una maleta de 20 kilos...y sobrevivimos : ) Si tienes que transportar algo en el techo del coche, opta por un cofre. Es más seguro y presenta menos resistencia al aire.  

Escribir un comentario